13 septiembre, 2012

Dulce Luna.



 Noches de insomnio contemplando la Luna.
 Reflejo de noches claras.
Inspiración de poetas.
Confesora de reyes.
Atracción de océanos.
Enigma y compañía.
Universal cercanía.
Luna, del alma mía.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Precioso!!!

Maria G.

Mistinguett dijo...

El resto de empanadillas contemplaremos también su dulzura y haremos de las nuestras para que su sonrisa de Luna creciente nos haga compañía.

Lucía dijo...

Amor en su esencia más pura: dulzura y ternura pero con la sensibilidad de la madre no podía ser de otra manera. Precioso el poema y preciosa la niña.

salas dijo...

Gracias por tu generosidad, por compartir, por dejar que Luna brille en mis noches también.

Musa Sosa dijo...

Maria,gracias!
Misttinguet, estoy segura que sonreira con vosotras tanto como yo!
Lucia, preciosa la niña,estoy totalmente de acuerdo. Hasta con pelo corto ;-)
Salas, Luna brilla mas gracias a vosotros. Y es un placer compartir su brillo contigo.